Los Nobel suscriben su manifiesto por el Planeta

La Primera Cumbre del Premio Nobel que se acaba de realizar de forma virtual y contó con la participación de los científicos, investigadores, académicos y líderes más reconocidos del mundo, precisamente por haber obtenido el Nobel, se convierte en una instancia decisiva para la toma de decisiones en todas las escalas y de acción inmediata. Esta especie de Manifiesto por el Planeta no sólo reafirma el peligro en que estamos como especie, sino que da luces sobre cómo superarlo. La ciencia, entonces, aparece como un camino seguro, pero insuficiente si no va acompañado de una acción común, compartida, cooperante y basada en evidencias.

imagen Cumbre del Premio Nobel virtual en 2021
Esta es la imagen con la que la Cumbre del Premio Nobel promovió su encuentro virtual en 2021. Nuestra Casa en estado de alerta. Foto: nobelprize.org

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Esta es la declaración inspirada por las discusiones de la Cumbre de Premios Nobel 2021, y emitida por el Comité Directivo y co-firmado por expertos y galardonados con los Premios Nobel, este 29 de abril. En el evento mundial, Colombia contó con la participación como panelistas de los biólogos Brigitte Baptiste y Cristián Samper. Dada su trascendencia, profundidad, rigor e importancia global, hicimos una traducción para nuestro portal Territorios Sostenibles. El enlace del original en inglés está al final del documento.

Preámbulo

“Los premios Nobel fueron creados para honrar los avances de “el mayor beneficio para la humanidad«. Estos premios celebran los éxitos que han ayudado a construir un mundo seguro, próspero y pacífico, cuya base es la razón científica.

La ciencia es un bien común global en la búsqueda de la verdad, el conocimiento y la innovación hacia una vida mejor. Ahora, la humanidad se enfrenta a nuevos desafíos a una escala sin precedentes.

La primera Cumbre del Premio Nobel se produce en medio de una pandemia mundial, en medio de una crisis de desigualdad, en medio de una crisis ecológica, en medio de una crisis climática y en medio de una crisis de información. Estas crisis supranacionales están interrelacionadas y amenazan los enormes avances que hemos logrado en el progreso humano.

Es particularmente preocupante que las partes del mundo que se proyecta experimentarán muchos de los efectos negativos agravados de los cambios globales, también albergan a muchas de las comunidades más pobres del mundo y a los pueblos indígenas.

La Cumbre también se produce en medio de tasas de urbanización sin precedentes y en la cúspide de la disrupción tecnológica de la digitalización, la inteligencia artificial, la detección ubicua y la biotecnología y la nanotecnología, que pueden transformar todos los aspectos de nuestras vidas en las próximas décadas.

La Cumbre ha sido convocada para promover una transformación hacia la sostenibilidad global para la prosperidad y la equidad humanas. El tiempo es el recurso natural más escaso. La siguiente década es crucial: las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben reducirse a la mitad y la destrucción de la naturaleza debe detenerse y revertirse.

Una base esencial para esta transformación es abordar las desigualdades desestabilizadoras en el mundo. Sin una acción transformadora en esta década, la humanidad está asumiendo riesgos colosales con nuestro futuro común. Las sociedades corren el riesgo de cambios irreversibles a gran escala en la biósfera de la Tierra y nuestras vidas como parte de ella.

Necesitamos reinventar nuestra relación con el planeta Tierra. El futuro de toda la vida en este planeta, incluidos los humanos y nuestras sociedades, requiere que nos volvamos administradores efectivos de los bienes comunes globales: el clima, el hielo, la tierra, el océano, el agua dulce, los bosques, los suelos y la gran diversidad de vida que regulan el estado del planeta, y se combinan para crear un único y armonioso sistema de soporte vital.

Hay ahora una necesidad existencial de construir economías y sociedades que soporten la armonía del sistema terrestre, en lugar de alterarlo.

Nuestro planeta

Los geólogos llaman a los últimos 12.000 años la época del holoceno. Una característica notable de este período ha sido la relativa estabilidad del sistema terrestre. Pero la estabilidad del holoceno ha quedado atrás. Las sociedades humanas son ahora el principal impulsor del cambio en la esfera viviente de la Tierra, la biósfera.

El destino de la biósfera y de las sociedades humanas embebidas en ella están ahora profundamente entrelazados y evolucionando juntos. La Tierra ha entrado en una nueva época geológica, el antropoceno.

La evidencia apunta a la década de 1950 como el inicio del antropoceno (hace una sola vida humana). Es más probable que la época del antropoceno se caracterice por la velocidad, la escala y el impacto a niveles globales.

La salud planetaria

La salud de la naturaleza, nuestro planeta y las personas, están estrechamente conectados. El riesgo de pandemia es uno de los muchos riesgos para la salud mundial en el antropoceno. Los riesgos de pandemias ahora son mayores, debido a la destrucción de hábitats naturales, a las sociedades altamente interconectadas y a la desinformación.

La pandemia de COVID-19 es el mayor impacto global desde la Segunda Guerra Mundial. Ha causado inmensos sufrimientos y dificultades. La respuesta científica ante la catástrofe, desde la detección hasta el desarrollo de la vacuna, ha sido sólida y eficaz. Hay mucho que aplaudir. Sin embargo, ha habido claras fallas. Los más pobres y marginados de las sociedades siguen siendo los más vulnerables. La escala de esta catástrofe podría haberse reducido en gran medida mediante medidas preventivas, mayor apertura, sistemas de detección temprana y respuestas de emergencia más rápidas.

La reducción del riesgo de enfermedades zoonóticas como COVID-19 requiere un enfoque multifacético que reconozca «una salud”, las conexiones íntimas entre la salud humana y la salud de otros animales y el medio ambiente.

La rápida urbanización, la intensificación agrícola, la sobreexplotación y la pérdida del hábitat de la gran vida silvestre promueven la abundancia de pequeños mamíferos, como los roedores. Además, estos cambios en el uso de la tierra llevan a los animales a cambiar sus actividades, desde los ecosistemas naturales a las tierras de cultivo, los parques urbanos y otras áreas dominadas por los humanos, lo que aumenta enormemente el contacto con las personas y el riesgo de transmisión de enfermedades.

Los bienes comunes globales

El calentamiento global y la pérdida de hábitat equivalen nada menos que a un vasto e incontrolado experimento sobre el sistema de soporte vital de la Tierra. Múltiples líneas de evidencia muestran ahora que, por primera vez en nuestra existencia, nuestras acciones están desestabilizando partes críticas del sistema terrestre que determinan el estado del planeta.

Durante 3 millones de años, los aumentos de la temperatura media global no han excedido los 2°C del calentamiento global; sin embargo, eso es lo que está en perspectiva dentro de este siglo.

Estamos en un camino que nos ha llevado a un calentamiento hasta ahora de 1,2ºC, la temperatura más cálida de la Tierra desde que salimos de la última glaciación, hace unos 20.000 años, y que nos llevará a un calentamiento mayor de  3°C en 80 años.

Al mismo tiempo, estamos perdiendo la resiliencia de la Tierra, ya que hemos transformado la mitad de su superficie fuera de las capas de hielo, en gran parte a través de la expansión agrícola. De un estimado de 8 millones de especies en la Tierra, alrededor de 1 millón están amenazadas.

Desde la década de 1970, se ha estimado una disminución del 68% en las poblaciones de especies de vertebrados.

Desigualdad

Si bien todas las sociedades contribuyen al crecimiento económico, los ricos en la mayoría de las sociedades se llevan de manera desproporcionada la mayor parte de esta creciente riqueza. Esta tendencia se ha vuelto más pronunciada en las últimas décadas. En sociedades altamente desiguales, con grandes disparidades en áreas como la atención de la salud y la educación, es más probable que los más pobres permanezcan atrapados en la pobreza a lo largo de varias generaciones.

Las sociedades más igualitarias tienden a obtener una puntuación alta en las métricas de bienestar y felicidad. Reducir la desigualdad aumenta el capital social. Hay un mayor sentido de comunidad y más confianza en el gobierno. Estos factores facilitan la toma de decisiones colectivas a largo plazo.

El futuro de la humanidad depende de la capacidad de tomar decisiones colectivas a largo plazo para navegar por el antropoceno.

Se espera que la pandemia de COVID-19, la mayor calamidad económica desde la Gran Depresión, empeore la desigualdad en un momento en que la desigualdad está teniendo un claro impacto político desestabilizador en muchos países. Se espera que el cambio climático agrave aún más la desigualdad.

La pandemia del COVID-19
La pandemia del COVID-19, sin duda, ha sido un punto de inflexión para la humanidad, pues dejó en evidencia el enorme daño que le hemos hecho al planeta y, por ende, la importancia de la ciencia en la protección de la naturaleza. Foto: Vicennt Thian, AP, Kuala Lumpur, Malasia.

Los más pobres, que a menudo viven en comunidades vulnerables, son los más afectados por los impactos del clima y viven con los efectos dañinos para la salud de los sistemas energéticos, por ejemplo, la contaminación del aire. Además, aunque la urbanización ha traído muchos beneficios sociales, también está exacerbando las existentes y creando nuevas desigualdades.

Es una conclusión ineludible que la desigualdad y los desafíos de la sostenibilidad global están profundamente relacionados. Reducir la desigualdad tendrá un impacto positivo en la toma de decisiones colectivas.

Tecnología

La acelerada revolución tecnológica, incluyendo la tecnología de la información, la inteligencia artificial y la biología sintética, impactará la desigualdad, los empleos y economías enteras, con consecuencias disruptivas.

En conjunto, los avances tecnológicos hasta ahora nos han acelerado en el camino hacia la desestabilización del planeta. Sin orientación, es poco probable que la evolución tecnológica conduzca a transformaciones hacia la sostenibilidad. Será crítico guiar la revolución tecnológica de manera deliberada y estratégica en las próximas décadas para apoyar los objetivos sociales.

Reconocer la urgencia y aceptar la complejidad

La futura habitabilidad de la Tierra para las sociedades humanas depende de las acciones colectivas que ellas emprendan ahora. Cada vez hay más evidencia de que esta es una década decisiva (2020-2030).

Hay que detener la pérdida de la naturaleza y contrarrestar la profunda desigualdad. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben reducirse a la mitad en la década 2021-2030. Esto, por sí solo, requiere gobernanza colectiva de los bienes comunes globales (todos los sistemas vivos y no vivos de la Tierra que las sociedades usan pero que también regulan el estado del planeta) por el bien de todas las personas en el futuro.

Además de la urgencia, debemos aceptar la complejidad. La humanidad enfrenta crecientes riesgos de red y riesgos en cascada a medida que crecen las redes humanas y tecnológicas. La pandemia ha sido un shock para la salud que rápidamente desembocó en shocks económicos. Debemos reconocer que la sorpresa es la nueva normalidad y manejar la complejidad y el comportamiento emergente.

Nuestro Futuro: una década de acción

Se acaba el tiempo para prevenir cambios irreversibles. Las capas de hielo se están acercando a puntos de inflexión. Es posible que partes de la capa de hielo de la Antártida ya hayan cruzado puntos de inflexión irreversibles. La circulación de calor en el Atlántico Norte se está desacelerando inequívocamente, debido al derretimiento acelerado del hielo. Esto puede afectar aún más los monzones y la estabilidad de la mayor parte de la Antártida.

Las selvas tropicales, el permafrost y los arrecifes de coral también se están acercando a puntos de inflexión. La reserva de carbono restante para una probabilidad del 67% de no superar los 1,5 ° C de calentamiento global se agotará antes de 2030. Al mismo tiempo, cada semana hasta el 2050, la población urbana aumentará en aproximadamente 1,3 millones, lo que requerirá nuevos edificios y carreteras, agua e instalaciones de saneamiento, y sistemas de energía y transporte.

La construcción y operación de estos proyectos de infraestructura serán intensivos en energía y emisiones a menos que se realicen cambios mayores en la forma en la que se diseñan e implementan.

En 2021, las principales cumbres generarán un impulso político y social para la acción sobre el clima, la biodiversidad, los sistemas alimentarios, la desertificación y el océano.

En 2022, el evento Stockholm+50 marca el 50 aniversario de la primera Cumbre de la Tierra. Esta es una oportunidad importante para reflexionar sobre el progreso hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que se completarán en 2030. Sin embargo, existe una desconexión entre la urgencia indicada por la evidencia empírica y la respuesta de la política electoral: El mundo está girando demasiado lento.

Administración planetaria

La administración planetaria eficaz requiere actualizar nuestra mentalidad del holoceno. Debemos actuar sobre la urgencia, la escala y la interconectividad entre nosotros y nuestro hogar, el planeta Tierra. Más que nada, la administración planetaria se verá facilitada mediante la mejora del capital social, construyendo confianza dentro de las sociedades y entre las sociedades.

¿Es posible una nueva cosmovisión? 193 naciones han adoptado los ODS. La pandemia global ha contribuido a un reconocimiento más amplio de la interconectividad, la fragilidad y el riesgo globales.

Donde poseen el poder económico para hacerlo, cada vez más personas toman decisiones más sostenibles con respecto al transporte, el consumo y la energía. A menudo están por delante de sus gobiernos. Y cada vez más, las opciones sostenibles, por ejemplo, la energía solar y eólica, son similares en precio o más baratas que las alternativas de combustibles fósiles, y cada vez son más baratas.

La pregunta a nivel de sistemas globales hoy no es si la humanidad dejará de usar combustibles fósiles. La pregunta es: ¿lo haremos lo suficientemente rápido? Las soluciones, desde la movilidad eléctrica hasta los portadores de energía con cero emisiones de carbono y los sistemas alimentarios sostenibles, a menudo siguen hoy en día curvas exponenciales de avance y adopción. ¿Cómo bloqueamos esto? Las siguientes siete propuestas proporcionan una base para una administración planetaria eficaz.

Política: Complementar el PIB como métrica del éxito económico con medidas del verdadero bienestar de las personas y la naturaleza. Reconocer que las crecientes disparidades entre ricos y pobres alimentan el resentimiento y la desconfianza, socavando el contrato social necesario para la difícil toma de decisiones colectivas a largo plazo. Reconocer que el deterioro de la resiliencia de los ecosistemas socava el futuro de la humanidad en la Tierra.

Innovación impulsada por la misión: Se necesita dinamismo económico para una transformación rápida. Los gobiernos han estado a la vanguardia de la financiación de la innovación transformacional en los últimos 100 años. La escala de los desafíos actuales requerirá una colaboración a gran escala entre los investigadores, el gobierno y las empresas, con un enfoque en la sostenibilidad global.

Educación: La educación en todas las edades debe incluir un fuerte énfasis en la naturaleza de la evidencia, el método científico y el consenso científico para asegurar que las poblaciones futuras tengan la base necesaria para impulsar el cambio político y económico. Las universidades deben incorporar conceptos de administración planetaria en todos los planes de estudio con carácter de urgencia. En un siglo transformador y turbulento, debemos invertir en el aprendizaje permanente y en visiones del mundo basadas en hechos.

Tecnología de la información: Los grupos de intereses especiales y los medios de comunicación muy partidistas pueden amplificar la desinformación y acelerar su difusión a través de las redes sociales y otros medios digitales de comunicación. De esta manera, estas tecnologías se pueden implementar para frustrar un propósito común y erosionar la confianza del público. Las sociedades deben actuar urgentemente para contrarrestar la industrialización de la desinformación y encontrar formas de mejorar los sistemas de comunicación globales al servicio de futuros sostenibles.

Finanzas y negocios: Los inversionistas y las empresas deben adoptar principios de recirculación y regeneración de materiales y aplicar objetivos basados ​​en la ciencia para todos los bienes comunes globales y los servicios esenciales de los ecosistemas. Las externalidades económicas, ambientales y sociales, deben tener un precio justo.

Colaboración científica: Se necesita una mayor inversión en redes internacionales de instituciones científicas para permitir una colaboración sostenida en ciencia interdisciplinaria para la sostenibilidad global, así como ciencia transdisciplinaria que integre diversos sistemas de conocimiento, incluidos los conocimientos locales, indígenas y tradicionales.

Conocimiento: La pandemia ha demostrado el valor de la investigación básica para los formuladores de políticas y el público. El compromiso con la inversión sostenida en investigación básica es esencial. Además, debemos desarrollar nuevos modelos de negocio para compartir libremente todo el conocimiento científico.

Conclusión

La sostenibilidad global ofrece el único camino viable hacia la seguridad humana, la equidad, la salud y el progreso. La humanidad se está despertando tarde a los desafíos y oportunidades de la administración activa planetaria. Pero nos estamos despertando. La toma de decisiones a largo plazo y con base científica siempre está en desventaja en la competencia con las necesidades del presente.

Los políticos y los científicos deben trabajar juntos para cerrar la brecha entre la evidencia experta, la política a corto plazo y la supervivencia de toda la vida en este planeta en la época del antropoceno. El potencial a largo plazo de la humanidad depende de nuestra capacidad actual para valorar nuestro futuro común. En última instancia, esto significa valorar la resiliencia de las sociedades y la resiliencia de la biósfera de la Tierra”.

(*) El documento original, en inglés, está en el link: www.nationalacademies.org/newsroom

Traducción al español por Ángela María Rendón Pérez

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami