“Haber aislado el virus del COVID-19 nos permite saber qué lo destruye”

Para el decano de la facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, Carlos Alberto Palacio, haber aislado el virus SARS-CoV2 es uno de los avances más importantes de la ciencia antioqueña, porque abre camino al desarrollo de nuevas pruebas diagnósticas, nuevos métodos de desinfección contra el virus y probar medicamentos que pudieran tener utilidad en pacientes.

Carlos-Palacio-12Agost
Carlos Alberto Palacio. Foto: Cortesía Facultad de Medicina U.de.A

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

No es uno, son varios los logros de los investigadores de la Universidad de Antioquia para ayudar en la lucha mundial contra la pandemia del coronavirus. Quizás el más importante fue aislar y cultivar el virus SARS-CoV2, patógeno causante de la COVID-19, avance que abre las puertas a investigaciones que pueden ayudar en la lucha contra esta pandemia.

“Eso nos ha dado posibilidad de hacer otra serie de estudios adicionales desde el punto de vista de mirar el comportamiento del virus frente a otras situaciones”, dijo el decano de la Facultad de Medicina de la U. de A., Carlos Alberto Palacio.

El médico, epidemiólogo y profesor titular del más grande centro de estudios superiores de Antioquia habló con Territoriossostenibles.com sobre los grandes avances de la Facultad a su cargo para enfrentar la pandemia por el coronavirus.

Doctor Carlos Alberto el Palacio, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. Esta pandemia del COVID-19 diría yo que no dejó evidenciado sino ratificado lo poderosa que es la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.
“Sin duda la respuesta que ha tenido la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia a nivel social con esta pandemia ha mostrado de verdad la trayectoria y lo importante que ha sido todo el desarrollo científico y cultural de esta facultad. Hoy hemos apoyado desde tener todo un hospital digital, en el cual hacemos atención de un número muy importante de personas en el país. Tenemos todo un componente educativo a través del cual podemos llegar a la apropiación social del conocimiento para que las personas puedan de una manera adecuada adquirir conocimientos y transformar sus conductas para evitar y permanecer sin contagio y hacemos otra serie de estrategias que han resultado muy exitosas en nuestro territorio. O sea que, hemos sido responsables socialmente mostrando lo importante que es nuestra Facultad”.

¿Cuáles han sido en esencia los aportes que los científicos de la Facultad de Medicina le han hecho al mundo, pero sobre todo a Medellín, a Colombia en el contexto de esta pandemia?
“Nosotros hemos logrado aislar la cepa del virus. Eso ha dado posibilidad de hacer otra serie de estudios adicionales desde el punto de vista de mirar el comportamiento del virus frente a otras situaciones.

Estamos llevando a cabo unas investigaciones que tienen que ver con el comportamiento del proceso infeccioso en seres humanos y de esa manera definir tratamientos y cuáles instancias pueden ser mejores en la evolución de los pacientes.

También, hemos contribuido con la recolección de la evidencia más importante que haya disponible en la literatura para poder hacer una traducción y que la comunidad tenga apropiación importante de ese conocimiento a través de contenidos educativos y de estrategias y de canales de comunicación importantes para que la gente se apropie de ellos y podamos tener un buen comportamiento frente a la pandemia.

Y lo otro bien importante es todo este desarrollo, que ya lo mencionaba, del hospital digital, toda la ruta de atención a través de telemedicina, teleasistencia lo cual está posibilitando en este momento atender a municipios que están realmente muy alejados de las grandes ciudades y estamos abarcando un grupo poblacional importantísimo.

Eso de aislar la cepa del virus como para que la gente lo entienda Decano, ¿Qué es realmente?
Es mirar el tipo de virus que hay acá, por que los virus tienen una forma en su estructura que cambia específicamente y al cambiar puede variar su comportamiento en el ser humano. Entonces, mirar realmente cómo es esa cadena que está dentro de la membrana del virus es bien importante. Encontramos, al aislarse la cepa, que es una cepa muy parecida a la que comenzó en Wuhan, que no ha tenido muchas mutaciones. Al tener la cepa aislada, podemos hacer una serie de pruebas, de pruebas en cuanto a mirar qué realmente destruye al virus y qué no lo destruye, cómo se comporta frente a determinadas situaciones experimentales a las que se puede someter y dar avances importantes en este sentido.

Un artículo publicado por El País de España deja evidenciada la preocupación por la mutación del virus, ¿eso está sucediendo?
Es factible, los virus siempre mutan, los virus están en esa posibilidad permanente de mutar, de estar cambiando para mayor virulencia o para menor virulencia y hay que estar muy atentos a esas mutaciones porque obviamente desde el punto de vista de la expresión y de los efectos que realizan en el ser humano varían a la vez que van mutando, entonces es muy importante ver cómo se va comportando el virus.

¿El virus de un paciente infectado en Medellín podría ser diferente al de un paciente infectado en Bogotá, por ejemplo?
Es muy difícil, porque realmente la cepa que se ha aislado en Colombia es la misma, pero lo que sí es posible es que en el transcurrir de la infección y del mismo comportamiento del virus en el mundo él vaya haciendo transformaciones y mutaciones.

¿Encontrar qué mata el virus, es hoy la gran preocupación de la humanidad para poder tener una vacuna contra el coronavirus?
está demostrado que hay sustancias que lo matan fácilmente, el agua y el jabón por ejemplo está clarísimo, el alcohol al 70% pero se pueden probar otro tipo de elementos que pueden servir también para matar al virus y se pueden analizar.

Tener la vacuna es un elemento que tiene que ver más con la producción de anticuerpos a nivel del organismo. Es una serie de defensas que todos los seres humanos podemos y tenemos la posibilidad de fabricar dentro de nuestro mismo organismo y la vacuna prácticamente tiene que ver con ese desarrollo.

Trabajo en laboratorio. Foto: Cortesía Facultad de Medicina U.de.A

¿Vamos bien en esa lucha por tener una vacuna pronto?
En este momento hay muchos intentos de desarrollo de vacunas, alianzas internacionales de muchos órdenes, hay un afán en grande y hay muchas intenciones de desarrollar la vacuna, pero sin duda alguna lo que tenemos que saber es que la vacuna no va a estar disponible a muy corto plazo. Es decir, no va a estar disponible en pocos meses, va a demorar un tiempo porque obviamente el ensayo y la prueba de la vacuna requiere ese tiempo.

De acuerdo Decano, eso de dar respuestas a través de la ciencia, la tecnología, la innovación, lo que plantea la sociedad, no es un asunto cualquiera, ¿cuáles son los anuncios que se avecinan desde la Facultad de Medicina en los próximos días en esta materia Decano?
Difícil, porque cualquier tipo de investigación que se esté llevando a cabo, los resultados se desconocen. Lo que sí hay que decir es que hay varias investigaciones que se están llevando a cabo en áreas colaborativas e incluso estudios multicéntricos muy importantes desde el punto de vista genético, desde el punto de vista de alteraciones mentales que pueden producir la pandemia, desde el punto de vista médico, etcétera. Pero es muy difícil poder predecir un resultado de una investigación de estas. Lo otro, es que sí estamos actuando en el sentido de poder atender a la población y con unos resultados muy satisfactorios y una evolución digamos en cuanto a tratar de poder manejar un número importante desde la atención primaria de pacientes con coronavirus.

Una investigación que se pueda mencionar y que usted diga, lo logramos…
En este momento varias, pero yo diría que la parte genética es una parte que es fundamental en el estudio de como cada individuo, de acuerdo con su condición genética, puede responder o no, llegando a la gravedad de la infección. Son muchos los estudios que se están llevando a cabo y que yo creo que sería muy importante si en un futuro pudiéramos tener esos resultados, porque daría cuenta de cómo cada individuo podría responder ante el virus.

Muy bueno hablar, también, de otro logro, y es la prevención y la atención de la pandemia de manera virtual, ¿Cómo ha sido ese ejercicio?
Ese es bien importante. Esta facultad es líder desde hace varios años en trabajar el tema de prevención en la parte de educación y manejo de comportamientos que haya que transformar en los seres humanos o cambiar en los seres humanos. Nosotros tenemos una gran producción de contenidos educativos que hacen que las personas puedan tener conductas que prevengan el contagiarse y puede tener conductas que lleven a una mejor, digamos, condición de vida para evitar primero el estar contagiado y segundo la evolución de la infección. En eso tenemos grandes desarrollos y tenemos un centro de producción audiovisual donde nosotros mismos, con nuestros especialistas, desarrollamos estos contenidos de acuerdo con la evolución clínica que puede tener el paciente.

Decano, la conformación de dieciséis grupos de trabajo para el análisis de las implicaciones sociales, laborales, económicas, territoriales y de seguridad alimentaria debido al COVID-19, es otro de los aportes que la Universidad ha realizado en tiempo récord, gracias al trabajo en apoyo con otras entidades, ¿Cuál es el panorama que deja este análisis de las implicaciones sociales, laborales y de seguridad alimentaria debido al COVID -19?
Pues realmente la universidad ha trabajado, como usted lo menciona, distintos grupos de investigación en alianza con colaboradores externos en todas las áreas: ciencias exactas y naturales, áreas sociales, área de bioingeniería y obviamente en el área de la salud. Son cuatro grandes áreas en que la universidad ha constituido grupos de investigación que vienen trabajando, ha apoyado mucho a las decisiones gubernamentales para que sean las mejores en cuanto al comportamiento, tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista de salud y en este sentido los aportes que hace la universidad son supremamente valiosos.

¿Y se puede hablar ya de algún hallazgo?
No, y obviamente esto hay que irlo monitoreando. Por ejemplo, las áreas económicas y financieras tienen unas proyecciones en unos modelos, cuyos resultados van aportando a las áreas gubernamentales para que tomen las decisiones. También lo hacemos desde el sector salud.

Como en cualquier tipo de pandemia, hay que estar haciendo un monitoreo día a día, porque esto no es una cosa estática, sino cambiante, y al ser cambiante pues todo lo que digamos hay que irlo estudiando y monitoreando día a día pata tener un mejor control sobre la pandemia.

¿Ve posible que los investigadores de Medicina de la Universidad de Antioquia apoyen este sueño de tener una vacuna contra el Coronavirus?
No. En ese sentido es muy difícil. No tenemos ni el desarrollo tecnológico ni la capacidad económica para poder estar en este tipo de desarrollos que conlleva una capacidad tecnológica de punta muy importante con un gran aporte financiero. Lo que sí puede ser importante es que seamos centros colaboradores en el desarrollo de la vacuna y en eso sí creo que puede hacerlo el país entero.

De manera específica el área de salud de la universidad podría ser un centro colaborador para el desarrollo de la vacuna con muchas otras organizaciones y universidades en el mundo que tienen un gran músculo financiero y una gran capacidad tecnológica.

De todo lo logrado por la facultad hasta este momento, ¿qué es lo que más le ha impactado a usted Decano?
En términos generales, la apropiación social del conocimiento que hemos trabajado desde antes de que llegara a la epidemia, pues el producto de un gran trabajo y un conocimiento que ya traíamos previo y eso ha contribuido en gran parte a que la conducta y el comportamiento de este territorio tenga ciertas especificidades.
Lo segundo que yo diría que es muy importante es como desde la atención primaria desde la promoción, la prevención y la atención básica de los pacientes a través de la virtualidad hemos contribuido realmente al manejo de estos pacientes.

¿Estamos haciendo bien la tarea bien en Medellín, en Antioquia?
Digamos que sí, la respuesta es sí sin duda. Las cifras lo muestran. Hasta ahora hemos hecho bien la tarea. Estamos teniendo un aumento en el número de contagios y de muertes como era lo esperable y hay que tratar en la medida de lo posible de ir haciendo un manejo paso a paso y un monitoreo muy constante y permanente para poder tomar decisiones adecuadas en el control.

¿Quién es Carlos Alberto Palacio el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia?
DCAP: Yo soy médico de acá de la Universidad de Antioquia, soy psiquiatra de la universidad Antioquia, soy epidemiólogo de la Universidad de Antioquia , soy profesor titular de la Universidad de Antioquia y soy el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, tengo mi universidad en el alma, la llevo en el corazón y con toda la responsabilidad social que nos compete como universidad pública estamos tratando de jugárnosla de un todo por el todo para tratar de al menos hacer un acompañamiento a este territorio, nos tocó la coyuntura pero aquí estamos, y yo me definiría mucho mejor como que soy un ser humano bueno en el sentido de la palabra con un gran componente ético y cívico que justamente fue esta facultad la que me ayudo a formar.

 

Escuche la entrevista completa con  el decano de la Facultad de Medicina de la U.de.A, Carlos Alberto Palacio en el Podcast de Territorios Sostenibles.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami