Con adaptación, EE.UU. regresó para liderar acción climática

El nuevo zar del clima de la administración Biden, el ex secretario de Estado John Kerry, habló sin rodeos en la Cumbre sobre Adaptación Climática y aseguró que el regreso de los Estados Unidos al Acuerdo de París no será para seguir en lo mismo, sino para comprometer a la comunidad internacional a incluir en sus programas de recuperación planes de adaptación y mitigación al cambio climático, que debe ser considerado más peligroso que la pandemia del Covid-19.

kerry-ki-moon-cambioclimatico
John Kerry, el zar del clima de los Estados Unidos; y Ban Ki-moon, ex secretario general de la ONU, otra vez unidos por la acción climática. Foto: Archivo Noticias ONU.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Estados Unidos habló. Y lo hizo fuerte y sin rodeos en el inicio de la Cumbre de Adaptación Climática que se lleva a cabo en los Países Bajos, donde líderes de todo el mundo se reunieron de forma virtual para discutir y poner en consenso las acciones que se deben asumir de inmediato para que los planes de recuperación económica pos pandemia incluyan la adaptación y la mitigación del cambio climático como punto central de sus agendas.

El nombrado zar del clima, el ex secretario de Estado John Kerry, puso el tono de la conversación global y después de criticar las decisiones del ex presidente Trump en torno a la crisis climática, incluida la orden del retiro del Acuerdo de París, aseguró que los Estados Unidos pondrán todos los recursos económicos y hará “todo lo que esté en sus manos” para cumplir los compromisos en las metas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero como un “asunto moral y de responsabilidad con las nuevas generaciones y con el planeta”.

La Cumbre de Adaptación Climática (CAS) se realizó durante 24 horas consecutivas, con el fin de sincronizar los husos horarios de los cinco continentes y así los jefes de Estado y Gobierno acordaran poner sobre la mesa sus posiciones, en las que hubo coincidencia en la “urgencia” de incluir la adaptación y la mitigación del calentamiento global en los planes de recuperación de los efectos de la pandemia.

Kerry dijo que los Estados Unidos ha alcanzado “un punto en el que ya es un hecho absoluto que invertir en prevenir los desastres, o minimizarlos al menos, es más barato que limpiar” sus consecuencias, recordando que su país se gasta más de 265.000 dólares por año en trabajos de limpieza de los daños provocados por los huracanes.

El Presidente Biden, advirtió Kerry, está dispuesto a “realizar inversiones significativas en acciones climáticas, tanto a nivel nacional como parte del esfuerzo por la reconstrucción pos pandemia, para “cumplir con el compromiso de financiación” contra el problema de la crisis climática.

La posición de la ONU

El secretario general de la ONU, António Guterres, insistió en los peligros de no hacer frente unido contra la crisis climática y actuar solos en la lucha contra el coronavirus, pues el Covid-19 “nos recordó que no podemos permitirnos ignorar riesgos conocidos y la disrupción climática es una amenaza de la que somos bien conscientes, porque los científicos nunca han sido más claros: estamos ante una emergencia climática y ya somos testigos” de sus consecuencias.

Guterres, recordó que los datos son “claros”: la última década ha sido la más cálida desde que comenzaron las mediciones, los fenómenos meteorológicos extremos y temporales relacionados con el clima se cobraron la vida de más de 410.000 personas, principalmente en los países de ingresos bajos y medios.

La intervención de Guterres antecedió el pronunciamiento del ex secretario de la ONU, Ban Ki-moon, quien abogó por un liderazgo más fuerte de los jóvenes. “Esta generación es clave en esta lucha” y demandó de los líderes mundiales “el

deber moral de ofrecer a los más jóvenes el espacio y los medios para triunfar con sus ideas e intentos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ki-moon  dijo que responder a ambos retos, la pandemia del Covid-19 y la emergencia climática, plantea un desafío tremendo, pero también presenta oportunidades para hacer las cosas de manera diferente y reconstruir un patrón de un estilo de vida más verde, porque la actual crisis es una oportunidad para una recuperación más ecológica y para generar más empleos verdes y más resiliencia en las comunidades más afectadas.

El anfitrión de la Cumbre, el primer ministro saliente de Países Bajos, Mark Rutte, consideró que la adaptación al cambio climático es “una cuestión de pura supervivencia” para su país, que en gran parte se encuentra por debajo del nivel del mar, y subrayó que “seguir en la misma línea actual ya no es una opción”, lo que hace que la inversión en soluciones prácticas sea “lo correcto e inteligente”.

Consideró que “tiene sentido poner la adaptación en el centro de la respuesta a la crisis del Covid-19, ya que la recuperación económica será más resiliente y efectiva si se incorpora la adaptación climática a las políticas que se apliquen durante y después de la pandemia.

csmbioclimatico-pandemia-adaptación
La adaptación y mitigación al cambio climático debe ser una prioridad para los países, incluso por encima del control sanitario de la pandemia del Covid-19, según la ONU. Foto: Hernán Vanegas.

¿Y la ayuda internacional?

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, celebró la vuelta estadounidense al Acuerdo de París, un paso “muy crítico para el éxito”, dijo, y pidió la generación de “trabajos más verdes”, al mismo tiempo que se aumentan los precios del carbono, porque esto ya demostró “reducir las emisiones” de gases de efecto invernadero.

“Como FMI, vemos el clima como un riesgo fundamental para la estabilidad económica y financiera, lo que hace que la acción climática sea una oportunidad para la recuperación económica, especialmente después de la pandemia del coronavirus. La resiliencia climática es una prioridad crítica y está en el centro de lo que hacemos este y los próximos años”, subrayó.

Georgieva contestó a Kerry y dijo que “necesitamos todas las manos a la obra” para afrontar “este gran desafío” climático y añadió que Estados Unidos es ciertamente crucial para el éxito de los planes globales de adaptación al cambio climático”.

Bill Gates estuvo dentro de los invitados y en su discurso manifestó que “con todo lo dura que ha sido esta pandemia, el cambio climático va a ser mucho peor, a no ser que nos pongamos a trabajar para reducir las emisiones” antes de 2050, lo que solo será posible, si se integran completamente los riesgos climáticos en los planes de recuperación climática y económica posterior a la pandemia.

Además de ellos, los Presidentes y primeros ministros participantes también hicieron promesas de aumentar la inversión para ayudar a mitigar las consecuencias del cambio climático en los países con menos recursos. Países Bajos destinará 120 millones de euros a proyectos en países de África para la adaptación y ayudará a mejorar la sostenibilidad de la agricultura en el Sahel ante las constantes sequías severas.

Berlín también prometió ayer 100 millones de euros adicionales para el Fondo de Adaptación Climática, que invierte en proyectos sostenibles y planes de mitigación en los países menos desarrollados.

No obstante, en un comunicado dado a conocer ayer, la Red de Acción Climática (CAN) lamentó que no hayan tenido lugar “compromisos financieros claros y adicionales hechos por los países ricos para apoyar específicamente la adaptación” y consideró que la cumbre ha concluido “con discursos y promesas, pero sin concesiones concretas” en lo relativo a la financiación y asistencia necesarias.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami