Colombia adopta ante la ONU el Plan contra la “triple crisis” ambiental

La Quinta Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-5) terminó este martes con un nuevo acuerdo global de medio plazo para combatir lo que se conoce como la “triple crisis” ambiental: crisis climática, la crisis por la contaminación y la crisis por la pérdida de biodiversidad. El ministro de Ambiente colombiano, Carlos Correa, ratificó el compromiso del país de reducir 51 por ciento los gases de efecto invernadero en 2030 y sembrar 180 millones de árboles a 2023. Otros 150 países de los cinco continentes respaldaron el plan de la ONU por los ODS a 2025.

cumbreONU-crisisclimatica-biodiversidad
La crisis climática, producto del calentamiento global, está afectando con rigor los ecosistemas y los hábitat naturales de cientos de miles de especies de aves. Foto: Hernán Vanegas.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

De las palabras a la acción. De los compromisos a los hechos. De la pasividad individual al trabajo unido por el planeta. De ahora o nunca. Así se traduce el acuerdo logrado este martes por no menos de 150 países reunidos a instancias de la Quinta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medioambiente que, de forma virtual, respaldaron la visión de mediano plazo de la Organización para enfrentar juntos la llamada “triple crisis” ambiental de la Tierra.

Esa “triple C” es la suma de la crisis climática, la crisis por la contaminación atmosférica y la crisis por la pérdida de la biodiversidad en todo el planeta.

Las cifras no admiten discusión: 2020 fue el tercer año más caliente del que se tenga registro, comparado sólo con 2016, cuando hubo fenómeno de El Niño, con aumentos de temperatura por encima de los 0.4 grados por año, y un acumulado de 1.2 grados Celsius en relación con la era preindustrial.

De igual forma, la contaminación del planeta superó en 2020 los 410 ppm de dióxido de carbono hace poco esa cifra subió a 418 ppm, lo que sigue incidiendo en los casos de muerte asociados a la contaminación del aire.

 Y como si fuera poco, la advertencia de la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) de estar en riesgo de perder no menos de un millón de especies como consecuencia del cambio climático es cada vez más real.

cumbreONU-biodiversidad-flora
Una de las mayores amenazas del cambio climático sobre la biodiversidad está representada en los efectos sobre los polinizadores, claves en la floración y la producción de alimentos. Foto: Hernán Vanegas.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia, Carlos Correa, estuvo en el panel virtual y volvió a ratificar el liderazgo del país en materia sostenible en América Latina, recordando los más recientes compromisos en la reducción de los gases de efecto invernadero, no en el 20 por ciento acordado en la Cumbre de París, sino de 51 por ciento, así como la puesta en marcha de un ambicioso programa de reforestación con una meta de 180 millones de árboles plantados a 2023 y la conformación de un bloque regional por la Amazonía y un Plan Global por los Páramos.

Hace poco más de dos semanas, el Gobierno firmó un documento Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) por cerca de 170 billones de pesos, dentro del cual el componente de Colombia Sostenible estipula inversiones por más de 70 billones en la reactivación verde y la transición energética. De hecho, la ONU designó a Colombia en el grupo de países líderes para la transición sostenible en todo el mundo.

Así las cosas, 150 países acordaron apoyar una estrategia global para combatir en los próximos años la “triple crisis” ambiental que sufre la Tierra. Se trata de la estrategia a medio plazo del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), que busca atajar de aquí a 2025 la llamada “triple C”, con el fin de fortalecer la acción por la naturaleza para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El ministro noruego de Clima y Medioambiente, Sveinung Rotevatn, presidente de UNEA-5, aseguró que “trabajaremos juntos para identificar acciones que nos ayuden a atajar el cambio climático, proteger la biodiversidad y reducir la contaminación. El amplio mandato del PNUMA nos permite de manera única buscar soluciones integrales a través de diferentes programas medioambientales”.

La directora ejecutiva del PNUMA,  Inger Andersen, dijo que “necesitamos empezar a tornar las palabras en acciones después de UNEA-5. Y eso “significa apoyar una recuperación verde de la pandemia”.

La contaminación del aire, entre otras razones, por los combustibles fósiles que usan los vehículos, es otra pandemia para el planeta. Foto: Hernán Vanegas.

Lo que Andersen pedía era aumentar las contribuciones determinadas nacionalmente (NCD) al Acuerdo de París dentro de un nuevo marco de gestión de productos químicos y un nuevo avance contra la polución del plástico”.

La Asamblea de la ONU para el Medioambiente es el máximo órgano decisorio sobre temas de este sector en el mundo, y se reúne cada dos años a fin de marcar las prioridades para las políticas medioambientales globales. Antecede a otras citas medioambientales importantes que se desarrollarán este año, como la cumbre de la ONU sobre el clima COP26, que el Reino Unido presidirá en noviembre en Glasgow (Escocia).

“Con suerte, una UNEA-5 exitosa inspirará a los países para avanzar (con el recorte) de sus emisiones (de gases contaminantes) e invertir en soluciones verdes”, manifestó Rotevatn sobre la COP26.

La UNEA, integrada por los 193 países miembros de la ONU, se estableció en 2012 durante la celebración de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, más conocida como Río+20.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami