¿Cuáles son los contaminantes primarios del aire y cómo afectan a las poblaciones más vulnerables?

Los contaminantes primarios del aire son aquellos emitidos directamente desde una fuente de emisión ya sea de origen natural o de origen antropogénico (debido a actividades humanas) hacia la atmósfera.

Contaminantes primarios del aire

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Entre las fuentes  de origen natural pueden mencionarse los incendios y las erupciones volcánicas;  mientras que de origen antropogénico están por ejemplo los vehículos basados en el uso de combustibles fósiles como la gasolina, que son fuente de cantidades significativas de monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno.

La contaminación del aire afecta de diversas formas la salud humana  y el ambiente. Enfermedades como la neumonía, accidentes cerebrovasculares, cardiopatía isquémica, neumopatía obstructiva crónica y cáncer de pulmón, entre otras, han sido asociadas con la exposición prolongada a niveles de contaminación del aire no adecuados para la salud. Así mismo, la aparición de fenómenos como la lluvia ácida puede causar problemas de calidad del agua, y de contaminación del suelo y de los alimentos que consumimos.

De acuerdo con los últimos reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de siete millones de personas mueren en el mundo cada año por causas asociadas a la contaminación del aire.

Comprender cómo se producen estos contaminantes, cuáles son sus principales fuentes de emisión, cómo se transforman en la atmósfera y el peligro que éstos representan para la salud de la población, es importante para tomar medidas que estén orientadas a su control, mitigación y reducción. Es por esto que en Territorios Sostenibles hemos analizado algunos aspectos de los contaminantes primarios del aire que debes conocer. 

Contaminantes primarios del aire

Contaminantes primarios del aire y sus efectos sobre la salud y el ambiente.

Amoníaco (NH3)

Su foco principal está en la industria de los fertilizantes. Es un gas inflamable y bastante tóxico que puede causar quemaduras. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente es el único contaminante cuya generación se mantiene estable. 

Óxidos de nitrógeno (NOx)

Dentro de este grupo de los óxidos de nitrógeno se encuentran el óxido nítrico (NO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Su emisión proviene de procesos asociados con la combustión como la calefacción, la generación de energía y los vehículos motorizados. Los incendios y las erupciones volcánicas también emiten este tipo de contaminantes a la atmósfera. 

Dióxido de azufre (SO2)

Este contaminante llega a la atmósfera principalmente como resultado de actividades humanas relacionadas con la quema de carbón y petróleo. En algunos casos las  erupciones volcánicas también aportan al contenido de dióxido de azufre en la atmósfera. Este contaminante es considerado peligroso pues se convierte en ácido sulfúrico (H2SO4), responsable directo de causar la lluvia ácida. 

Monóxido de carbono (CO)

El monóxido de carbono se da como resultado de una combustión incompleta de materia orgánica o de combustibles fósiles. Su principal fuente de emisión son los vehículos como automóviles y camiones, las estufas, los fogones de gas y los sistemas de calefacción. 

Es considerado precursor del Dióxido de carbono (CO2) y del Ozono (O3), lo que significa que su presencia y reacción química en la atmósfera causa la formación de estos dos contaminantes, también altamente nocivos para la salud.

Contaminantes primarios del aire

Otras fuentes de emisión de contaminantes primarios

Los contaminantes primarios del aire provienen de fuentes tanto antropogénicas como naturales. Sin embargo, las emisiones humanas superan significativamente las provenientes de fuentes naturales. 

Según estudios del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), los volcanes del mundo generan anualmente alrededor de 200 millones de toneladas de CO2 (dióxido de carbono), mientras que el tráfico y la industria emiten a la atmósfera alrededor de 24.000 millones de toneladas de este contaminante durante el mismo período de tiempo.

Entre los factores naturales que contribuyen a aumentar los niveles de ciertos contaminantes en la atmósfera están: 

  • Incendios
  • Erupciones volcánicas
  • Moho y hongos

Metales pesados

El nombre de metales pesados hace alusión a que son elementos de alta densidad. En general son altamente nocivos y tóxicos para la salud humana y para la mayoría de las formas de vida.  

Entre ellos están el plomo, mercurio, cadmio, arsénico y cromo. Son originados principalmente en plantas de combustión, producción de cemento, vidrio y quema de residuos. Este tipo de contaminantes puede permanecer en la atmósfera durante largos períodos de tiempo.

Compuestos orgánicos volátiles (COVs)

Los compuestos orgánicos volátiles son sustancias tóxicas que pueden dar lugar a la formación de oxidantes fotoquímicos como el Ozono. Son originados principalmente por hidrocarburos que se encuentran en estado gaseoso a temperatura ambiente. 

Partículas en suspensión (PM)

El material particulado o PM por sus siglas en inglés, está relacionado con el aumento en la mortalidad y morbilidad de la población especialmente en los centros urbanos, específicamente las partículas de tamaño más fino como PM2.5 (tamaño de partícula de 2.5micrómetros y menores), debido a que después de entrar al cuerpo humano a través de la respiración, quedan alojadas en los pulmones e incluso pueden ir al torrente sanguíneo, con importantes implicaciones para la salud. Están constituidas principalmente por polvo, polen, cenizas y partículas metálicas. 

Fuentes  directas de la contaminación del aire

  • El transporte: vehículos como automóviles, camiones, autobuses, aviones y barcos generan grandes cantidades de contaminantes nocivos para la salud.
  • Combustibles fósiles: la utilización de combustibles como el carbón, el petróleo y el gas natural provocan la contaminación del aire, del agua y del suelo.
  • Deforestación: los bosques consumen CO2  en sus procesos biológicos naturales. Las altas y continuas tasas de deforestación de los bosques están dando lugar a un desbalance en la regulación de los niveles de oxígeno y CO2 en el planeta. 
  • Pesticidas: La aplicación de pesticidas en cultivos puede causar contaminación del aire, el agua, el suelo y los alimentos, con afectaciones e implicaciones sobre la salud de la población. 
  • Industrias químicas: Los procesos relacionados con la industria química pueden  emitir gases contaminantes que afectan directamente la calidad del aire y la salud de la población.  

¿Cómo afectan los contaminantes primarios del aire la respiración humana?

Entre los grupos poblacionales más vulnerables a los contaminantes primarios del aire encontramos:

  1. Población infantil
  2. Personas mayores
  3. Personas con preexistencias de enfermedades cardíacas o respiratorias
  4. Mujeres en estado de embarazo

Algunas de las afectaciones sobre la salud pueden estar principalmente relacionadas con: 

  • Irritación en las vías respiratorias, tos, silbidos al respirar. Estos síntomas pueden aumentar en personas con problemas pulmonares. 
  • Inflamación y agravamiento de enfermedades, especialmente cardiovasculares y pulmonares. 
  • El oxígeno en la sangre se puede ver reducido, presentando un riesgo serio para personas con enfermedades cardiacas.  

Consecuencias principales de la contaminación del aire en grupos vulnerables

La contaminación del aire ocasionada por este tipo de contaminantes primarios puede alterar los mecanismos de defensa del sistema respiratorio y cardiovascular, dando lugar a múltiples afectaciones para el bienestar y la salud humana. 

Partes esenciales del cuerpo como la capa de mucus y las células ciliadas, son de alta importancia en los mecanismos naturales de defensa del cuerpo humano contra los contaminantes que llegan por vía aérea. Sin embargo, pueden verse afectadas y alterar la función del epitelio ciliar de mover partículas o líquidos a lo largo de superficies como la tráquea, los bronquios y la cavidad nasal.

Estos contaminantes también pueden afectar las células sensoriales del epitelio y el músculo liso, ocasionando una hiperreactividad en las vías aéreas, que en última instancia, da lugar al aumento de mucus, de la tos y de otras secreciones. 

Aunque existen grupos poblacionales más vulnerables a sufrir enfermedades respiratorias y cardiovasculares por exposiciones prolongadas a este tipo de contaminantes, es claro que los riesgos e implicaciones para la salud humana son un asunto que nos concierne a todos, y por lo tanto todos deberíamos participar en los planes y acciones que lleven a reducir sus emisiones y a mejorar las condiciones de calidad del aire en nuestras ciudades y territorios.

 

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami