Playas de Urabá, preparadas para el retorno de turistas tras el aislamiento

Según Vanessa Paredes Zúñiga, directora de Corpourabá, con la reapertura de los balnearios costeros antioqueños, tras el aislamiento por la pandemia, se ejecutan diferentes acciones para mantener los protocolos de bioseguidad. Además, desde la entidad se trabaja en la protección de la línea costera, la mitigación del riesgo de desastres y la recolección de residuos. Una radiografía a la costa antioqueña en el Día Mundial de las Playas, celebrado este 18 de septiembre.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

En la costa antioqueña, compuesta por unos 290 kilómetros de playas, se realizan diversas acciones para evitar problemas asociados con la erosión, la inadecuada disposición de residuos sólidos, la gestión del riesgo y, ahora, con los protocolos de bioseguridad por la pandemia. Vanessa Paredes Zúñiga, directora de Corpourabá, dialogó con Territorios Sostenibles acerca de lo que planea y ejecuta esta entidad para salvaguardar los ecosistemas costeros de esta subregión.

¿Cómo trabaja Corpourabá en la preservación de las playas de Antioquia?
Ejecutamos diferentes acciones que promueven la preservación como jornadas de limpieza de playas en las que se vinculan a las comunidades, actores gubernamentales, instituciones educativas en la recolección de los residuos sólidos (plásticos, vidrios y tela). Además, durante estas campañas se realizan charlas de educación ambiental sobre el manejo adecuado y la disposición de las basuras. 

Por supuesto, también desarrollamos acciones de autoridad ambiental como seguimiento a vertimientos de las aguas residuales domésticas e industriales, aprovechamiento de aguas marinas, aprovechamientos forestales costeros. Otra actividad es el control y la vigilancia de la fauna y la flora asociada al ecosistema de playa. 

Otro aspecto a destacar es el seguimiento de aguas superficiales marinas en el que se monitorean 27 diferentes puntos en todo el Golfo de Urabá, entre los cuales se hace seguimiento a siete balnearios de interés turístico. En cada punto se analizan parámetros fisicoquímicos, microbiológicos, biológicos, plaguicidas, hidrocarburos, metales traza y nutrientes con aproximadamente 45 variables.

Además, se realiza el cálculo del Indicador de Calidad Ambiental Marino (Icam) para las playas. Durante los últimos cinco años el promedio de este indicador es de 48,25, lo que constituye una clasificación inadecuada. 

¿Qué se hace para monitorear la línea de costa?
Hacemos un seguimiento de las geoformas y línea de costa de playas con dos campañas anuales sobre 14 playas en los cuatro municipios costeros: Turbo (playas urbanas, La Martina, Punta Piedra y Tie), Necoclí (playas urbanas, El Totumo, San Sebastián, Bobalito, Mulatos y Zapata), San Juan de Urabá (playas urbanas, Uveros y Damaquiel) y Arboletes (sectores Minuto de Dios, Volcán de Lodo y Hobo). Se mide un total de 88 perfiles topobatimétricos en puntos estratégicos y en cada playa se hace levantamiento de la línea de costa. De esta forma se monitorean 34,2 km de línea de litoral que presenta un retroceso promedio de la línea de costa de 0,19 metros al año. Conocer la dinámica costera posibilita identificar el riesgo por eventos de erosión para los ecosistemas en playas, manglares, humedales y lagunas costeras. Por otro lado, Corpourabá realiza seguimiento y diagnóstico de las obras de protección costera y emite informe a las alcaldías y la Dimar. 

 

Según las investigaciones realizadas por la Corporación, ¿cómo están las playas de Arboletes, que han sufrido un proceso de erosión constante?
En el marco del seguimiento de playas para la gestión de riesgo marino costero se han realizado seis campañas entre 2016 y 2019 en 14 playas a lo largo de Golfo de Urabá. En Arboletes se hace seguimiento sobre dos puntos: hacia el norte, los sectores Minuto de Dios y Volcán de Lodo, con extensión monitoreada de 3,2 kilómetros y hacia el sur, el sector Río Hobo, con una longitud de 1 kilómetro de línea costera. La corporación realiza análisis de perfiles de playas de los cuales obtiene los balances sedimentarios (pérdidas o ganancia de sedimentos en metro cuadrado).

Las playas ubicadas al noroeste del casco urbano de Arboletes tienen instalados 11 puntos a lo largo de 3,2 kilómetros de línea de costa. De los 11 perfiles, 9 de estos se encuentran sobre acantilados y 2 sobre playas bajas. El mayor reporte es el del perfil 8 que se ubica al costado norte del Volcán de Lodo, seguidos por los perfiles 1 y 2 que se encuentran sobre el barrio Minuto de Dios. En general estos sectores durante los últimos cuatro años se caracterizan por presentar altas tazas de erosión con promedio acumulado de 61,25 metros cuadrados. Las playas al costado sureste de Arboletes, conocidas como playas del Río Hobo tienen ubicados cuatro puntos de monitoreo.

En conclusión, el comportamiento erosivo, se debe a la influencia de los vientos del norte y sur que provocan oleajes tipo swell (de viento) y la alta energía del oleaje no permite el depósito de sedimentos en el frente de las playas. En las zonas de acantilado, las fisuras y huecos son generados por el agua de mar que, al romper el oleaje sobre el acantilado, generan presión y depresión. Este fenómeno fragmenta y lleva al desplome debido a la fragilidad que presentan los sustratos arcillosos. Proceso que genera las altas perdidas de sedimentos y posterior retroceso de la línea de costa.

¿Qué resultados se obtuvieron en cuanto a las técnicas de monitoreo de basura marina y microplásticos en las playas de importancia turística de la jurisdicción de Corpourabá?
Mediante convenio interadministrativo entre Corpourabá y el Invemar se elaboró un informe de la evaluación de basura marina y microplásticos en playas de Antioquia, en el marco de la Red de Vigilancia para la Conservación y Protección de las Aguas Marinas y Costeras de Colombia (Redcam). El monitoreo en el Golfo de Urabá se realizó en siete playas: Turbo (Playa Dulce y La Martina), Necoclí (El Totumo, playas urbanas, San Sebastián y Bobalito) y Arboletes (playas urbanas).

En cuanto a los resultados del monitoreo de basuras marinas, se encontró un total de 4.256 artículos (253 kilogramos de basura marina) asociados con la proximidad de estas playas a fuentes de emisión de basura, corrientes marinas, vientos y la topografía de las playas.

Por el tamaño de los centros poblados cercanos a las playas se registró un alto número de artículos de material plástico (3.403), metal (382), papel y cartón (205), vidrios (70) y, en menor proporción, artículos de caucho (61), textiles (47), madera procesada o con algún tipo de tratamiento (28), residuos peligrosos o sanitarios (28) y escombros (15). En la playa que más basuras se identificaron fue en El Totumo (Necoclí), con basura principalmente de plástico y metal.

Por otro lado, de acuerdo a los resultados del muestreo de microplásticos en agua y sedimentos se puede apreciar que, en aguas superficiales marinas, se registró un total de 184 partículas de plástico, con tamaños entre 1 y 74 milímetros de longitud, de las cuales el 74% (136 partículas) eran microplásticos.

El mayor número de microplásticos, se registró en las playas La Martina (77), Playa Dulce (20) y Bobalito (17). En todos los lugares de estudio predominaron principalmente fragmentos y películas que provienen de la fragmentación de grandes piezas de plástico por factores físicos, químicos o biológicos. Este material llega a la playa por actividades como el turismo y por ríos que desembocan cerca.

¿Se evidenció un menor impacto de los seres humanos en las playas antioqueñas debido a la pandemia?
Durante la pandemia y bajo todos los protocolos de bioseguridad, se realizó el Monitoreo de Calidad Ambiental de las aguas marinas y costeras (Redcam). Este monitoreo permitirá conocer mediante el análisis de resultados y el índice Icam, si los contaminantes dispersos en las aguas disminuyen o no por la falta de turistas en los balnearios.

Sin embargo, aunque la presencia de turistas en las playas fue mínima, el impacto por la carga contaminante de coliformes y nitrificación continua en las playas que poseen descargas de aguas residuales domésticas sin tratamiento alguno de los centros poblados.

Una vez se tengan los resultados completos de los estudios, estos serán compartidos con las entidades territoriales y el Invemar.

¿Cómo se prepara la región para la reapertura del turismo y evitar que se deterioren las playas en Antioquia?
En los municipios costeros de Urabá se viene preparando a los operadores turísticos a través de la Dimar y las alcaldías municipales. Se realiza el acompañamiento de la corporación con la socialización de medidas a implementar como la delimitación de áreas, la determinación de capacidad de carga de las playas, la ubicación de sitios de atención de turistas, la entrada y la salida a los establecimientos y la instalación de nuevos lugares de lavado de manos, entre otras medidas.

Además, seguimos articulados con las administraciones municipales y la Dimar para evitar que las playas presenten contaminación por turistas, vertimientos domésticos e industriales. De esta forma se continúa haciendo seguimiento de los permisos de vertimientos concedidos y así también trabajando en las mesas de playas en torno al ordenamiento de las playas de cada municipio.

¿Cómo se trabaja en la mitigación del riesgo para evitar desastres en las poblaciones de costa de Antioquia?
De acuerdo las indicaciones dadas por la Ley 99 de 1993 y la Ley 1523 de 2012, por las cuales se crea el Sistema Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastre, Corpourabá, en el marco de la Unidad Costera del Darién, contempla dentro de sus actividades el desarrollo de alternativas para la gestión de riesgo geológico por erosión costera.

De este modo, de acuerdo a los resultados del monitoreo de playas para la gestión de riesgo marino costero, se identifican las zonas con mayor retroceso de la línea de costa y déficit sedimentario que tengan presencia de población cercana.

Una vez identificadas las zonas se envía a las administraciones municipales el informe y se realiza la socialización en donde se explican y detallan los problemas de erosión y el riesgo que puede llegar a presentar los habitantes de cada sector.

Además de las funciones dadas por la ley, Corpourabá adelanta pruebas piloto con la instalación de obras de protección costeras en dos zonas que presenta alta erosión y riesgo como lo son: Necoclí, en el corregimiento Zapata, en donde se instaló celda experimental para mitigar el problema de erosión. También en Turbo, en el corregimiento de Punta de Piedra, en donde se instalaron 10 secciones de geotubos como medida de mitigación ante el problema de erosión.

Igualmente se viene adelantando el estudio “Determinación del riesgo en el litoral costero aplicando un método multicriterio. Caso específico Distrito de Turbo”, en la playa La Martina y las playas municipales. La determinación del riesgo se está realizando a partir de la evaluación de cuatro amenazas identificadas para la zona de estudio: erosión costera, inundación costera, salinización de acuíferos y pérdida de ecosistemas estratégicos (manglares y playas).

¿Qué campañas o actividades se realizan para evitar la contaminación de las playas?
Dentro de los Planes de Acción Institucionales 2016 – 2019 y 2020-2023) existen programas y proyectos que le apuntan a reducir o mitigar la contaminación en las playas y fuentes hídricas, los cuales se resumen en los siguientes: Fortalecimiento de negocios verdes sostenibles, Acompañamiento de educación y cultura ambiental, Conservación y manejo de los recursos marinos costeros de la Unidad Ambiental Costera del Darién y el proyecto Más playas, menos plásticos, estrategia que se enfoca en realizar jornadas de limpieza en convenios con los municipios o con entidades sin ánimo de lucro y asociaciones que tienen relación directa con la conservación del ambiente.

En esta última iniciativa se han realizado jornadas en las playas de Necoclí, Turbo, San Juan de Urabá y Arboletes. De igual manera se han realizado jornadas de limpieza en las riberas de los ríos Apartadó, Chigorodó y Turbo. Estas jornadas van acompañadas de un componente educativo.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami