Bosques tropicales: una fortuna sin seguro de protección

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, en asocio con la NASA y el WCS, acaban de publicar un completo estudio sobre bosques húmedos tropicales que causa una alerta mundial. Pese a que la mitad de ellos son de buena calidad, sólo el 6.5 por ciento tienen protección oficial. De ahí el llamado para que los gobiernos activen todos sus mecanismos de protección de dichos ecosistemas antes de que sigan degradándose y, peor, se agrave la crisis del cambio climático y la pérdida de la biodiversidad. Colombia hizo parte de la investigación.

La magia de los bosques no siempre la vemos, pero ahí está, intacta, entre los brazos de las nubes que los cubren con manto protector. Una protección que hay que asegurar, porque valen oro. Foto: Hernán Vanegas.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Con hambre, pero con la nevera llena. Esa podría ser la metáfora para explicar lo que pasa con los bosques tropicales en todo el mundo, pues pese a que cerca de la mitad de los que aún existen podrían considerarse de “alta calidad”, sólo el 6.5 por ciento de ellos cuenta con un sistema de protección por parte de los gobiernos, según el último estudio conjunto del PNUD, la NASA y Wildlife Conservation Society.

En otras palabras, la fortuna ambiental que aún tenemos no está asegurada y, por el contrario, se encuentra en peligro de perderla.

En el más reciente informe publicado en julio por la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se estimó que el área total de bosques del mundo es de 4.060 millones de hectáreas, que corresponde al 31% de la superficie total de la tierra, aunque en los últimos 30 años se han perdido 420 millones de hectáreas.

Tal como lo advierte el estudio del PNUD, nos hemos preocupado más por la cantidad que por la calidad de los bosques tropicales, con las graves consecuencias que ello conlleva.

“Los objetivos mundiales actuales se centran únicamente en el tamaño de los bosques y no reconocen la importancia de la calidad de los mismos, pues proporcionan servicios clave como el almacenamiento de carbono, la prevención de la transmisión de enfermedades y el suministro de agua. Esto crea una brecha crítica en la acción para salvaguardar los ecosistemas esenciales para el bienestar humano y planetario”, dice el informe publicado en la revista Nature Ecology and Evolution.

Según la FAO, los bosques contienen 60.000 especies arbóreas diferentes, el 80% de las especies de anfibios, el 75% de las especies de aves y el 68% de las especies de mamíferos de la Tierra.

“La seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas de todo el mundo dependen de los bosques. Proteger los bosques también es fundamental para conservar los recursos naturales, dado que ellos albergan la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático”, sostiene el organismo multilateral.

Los investigadores y ocho importantes instituciones de investigación identificaron omisiones significativas en la estrategia internacional de conservación de los bosques en el nuevo estudio titulado “Un marco normativo para la conservación de lo mejor de los bosques tropicales húmedos que quedan en la Tierra”.

Los bosques tropicales son un activo invaluable para mitigar los efectos del cambio climático y en hora de protegerlos, antes de que nos llegue la noche. Foto: Hernán Vanegas.

En colaboración con las oficinas del PNUD en los países y actores clave de Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Indonesia, Perú, la República Democrática del Congo y Vietnam, los investigadores trazaron mapas de la ubicación de los bosques de alta calidad, utilizando mapas de alta resolución desarrollados recientemente de la estructura de los bosques y la presión humana en todo el trópico húmedo mundial.

Con esa información clave, detallada y precisa, el PNUD, la Nasa y el WCS piden con urgencia que las nuevas metas de protección de los bosques tropicales que fijen los gobiernos reconozcan la calidad de dichos ecosistemas para salvaguardarlos.

De los cerca de 1.9 millones de hectáreas de bosques tropicales húmedos que existen en todo el mundo, el estudio aboga por nuevas protecciones en el 41% de esas zonas, por la restauración activa del 7% y por la reducción de la presión humana del 19%, a fin de promover estrategias coordinadas para sostener los bosques de alto valor ecológico.

El administrador del PNUD, Achim Steiner, demandó la acción global para proteger, restaurar y gestionar de forma sostenible la naturaleza, pues es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Naciones Unidas está desempeñando un papel importante y garantizando que este tipo de datos e investigaciones de vanguardia estén disponibles para ayudar a los países a planificar e implementar Soluciones críticas basadas en la Naturaleza (SbN).

De los bosques tropicales húmedos de la Tierra, solo la mitad tiene una alta calidad ecológica, limitada en gran medida a las cuencas del Amazonas y del Congo, según la investigación. La gran mayoría de estos bosques no tienen protección formal y, dadas las recientes tasas de pérdida, se encuentran en un riesgo significativo.

Los expertos e investigadores convocados por los tres organismos globales no sólo dieron el diagnóstico, sino que propusieron un marco impulsado por políticas para su conservación y restauración, recomendando ubicaciones donde mantener las protecciones, añadir nuevas protecciones, restaurar la estructura de los bosques y mitigar la presión humana, en especial ahora, cuando el planeta enfrenta la pandemia del COVID-19.

La investigación se conoce en momentos en que los países que hacen parte de la Cumbre Mundial sobre Diversidad Biológica preparan su próximo encuentro en China, el próximo año.

“El 2021 será un súper año para la biodiversidad, pues el mundo suscribirá un nuevo acuerdo por la naturaleza que dará forma a la acción global para los próximos 30 años. Los países también tendrán una última oportunidad para revisar su contribución a la reducción de las emisiones de carbono antes de que entre en vigor el Acuerdo de París sobre el Clima. Ambos hitos repercutirán en los esfuerzos para avanzar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible basados en la naturaleza de la Agenda 2030”, concluye el documento de las Naciones Unidas.

Compartir:

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Noticias relacionadas por autor

Noticias relacionadas por temática

Close Bitnami banner
Bitnami