El Guacal, de relleno sanitario a granja solar

El municipio de Envigado está diseñando un ambicioso proyecto de generación de energía limpia en parte de las casi 292 hectáreas donde antes funcionó el relleno sanitario El Guacal, en inmediaciones de Heliconia, que dejó de operar en 2015. El proyecto comenzará su etapa de prefactibilidad y ya tiene varios pretendientes.
El Guacal dejó de ser un relleno sanitario en 2015 y sus terrenos están siendo recuperados para la naturaleza. Sus 292 hectáreas en un segundo piso natural al sur del Valle de Aburrá, en Heliconia, lo convierten en un lugar estratégico para proyectos de conservación y generación de energías limpias. Foto: LFO.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El alcalde de Envigado, Braulio Espinosa, acababa de recibir el “Inventario de emisiones de gases de efecto invernadero” elaborado bajo la coordinación de la red de Gobiernos Locales por la Sustentabilidad (ICLEI) y daba inicio al proyecto piloto de generación de energía fotovoltaica en su municipio, cuando sobre la mesa dispuesta en la placa polideportiva del barrio Mesa jugó sus cartas: “Le propongo a ICLEI que construyamos juntos la primera granja solar pública del Departamento en los predios donde operó el relleno sanitario El Guacal, que son propiedad de Envigado”.

El director Ejecutivo de ICLEI para América del Sur, el brasileño Rodrigo Perpétuo, presente en dicho acto oficial sonrío y asintió con la cabeza la propuesta del Alcalde y minutos después ambos estaban frente a uno de los paneles solares que serán instalados en la Secretaría de Medio Ambiente de Envigado, primera escala de un proyecto mucho más amplio y ambicioso incluido en el programa de Urban Leds II de ICLEI, cuyo objetivo central es la consolidación de una red de ciudades bajas en carbono.

El pasado lunes, casi tres semanas después de la propuesta, un equipo de trabajo de ICLEI y de la Secretaría de Medio Ambiente de Envigado, visitaron los predios de El Guacal, con el fin de revistar sobre el terreno las posibilidades de construir allí una granja solar en parte de las 292 hectáreas con que cuenta el cerrado relleno.

Miembros de la Secretaría de Medio Ambiente de Envigado y de ICLEI Colombia visitaron los predios donde funcionó El Guacal, con el objetivo de revisar las posibilidades de montar allí una gran solar para el servicio de 22 municipios. Foto: LFO.

La zona es una especie de segundo piso en la parte sur del Valle de Aburrá, hacia el Suroeste, entre San Antonio de Prado y Heliconia, donde la naturaleza se funde con el cielo y crea un espectacular manto con el verde del bosque y el azul del firmamento, en un ecosistema estratégico por el que circulan las aguas de varios ríos y habitan diferentes especies de aves, mamíferos, reptiles y polinizadores.

De lo que fue el relleno en su primera etapa, la del vaso norte, queda poco, porque desde hace tres años Envigado, a través de la empresa de servicios públicos Enviaseo, comenzó el proceso de recuperación y el tratamiento de los lixiviados que siguen saliendo del relleno sanitario. El proceso ha sido exitoso y la producción de lixiviados pasó de 12 litros por segundo a 0.5 l/s en condiciones normales, pues en época de lluvias ese caudal puede subir a 5 l/s, con la ventaja de que dichos lixiviados son mucho menos contaminantes.

De la mano de la Secretaría de Medio Ambiente se viene restaurando el ecosistema de bosques que se usó en la construcción de la planta de procesamiento de las basuras así como se avanza en la adecuación de unas cunetas especiales que recogen las aguas lluvias e impiden que éstas penetren sobre las basuras y generan más lixiviados. La parte alta del relleno, a unos 2.200 msnm, es un balcón natural donde el sol entra sin reservas y los vientos refrescan el ambiente e impiden cualquier asomo de malos olores en el área de influencia.

Estas son las instalaciones donde funcionó hasta hace pocos años la planta de tratamiento y separación de los residuos sólidos que llegaban a El Guacal, unas 1.200 toneladas por día. Foto: LFO.

Entre el vaso norte, que cumplió su vida útil en 2015, después de albergar en sus entrañas no menos de 4.2 millones de toneladas de residuos sólidos (unas 1.200 toneladas por día), y los límites con Heliconia, se encuentran dos cuchillas profundas de bosque seco tropical, que permiten anticipar la dimensión del proyecto de granja solar y la oportunidad que tienen los municipios del sur del Valle de Aburrá y del Suroeste (unos 22) de disponer en el corto plazo de energía solar y mejores servicios ecosistémicos, en especial en la disponibilidad de agua.

La zona de El Guacal no sólo es estratégica para la región sur y el suroeste, sino para el Departamento de Antioquia, pues hace parte del llamado Cinturón Verde Metropolitano y, por ende, pieza importante del Parque Central de Antioquia (PCA), lo que la convierte en una prioridad también para la autoridad ambiental, Corantioquia, dentro de su visión de mediano y largo plazo en asuntos de biodiversidad y áreas protegidas.

De hecho, la propuesta del Alcalde de Envigado ya fue presentada ante el gerente de EPM, mientras los expertos de ICLEI están definiendo las mesas de trabajo para los estudios de prefactibilidad requeridos para avanzar hacia una segunda etapa y lo que antes fue un relleno sanitario se convierta en luz, en buena luz, para el desarrollo de Antioquia y del país. Una novia que recibe nuevas propuestas.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Luis Fernando Ospina.
Luis Fernando Ospina.

Compartir :

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook

Suscripción

Suscríbete para recibir información nuestros artículos de noticias, opinión, boletines y eventos.

Close Bitnami banner
Bitnami